Ahora que conocemos el trabajo de un arquitecto de información y sabemos más sobre la importancia de tenerlo en nuestro equipo, nos enfocaremos más en sus funciones. Una parte esencial en la planificación de proyectos digitales es el estudio comparativo de plataformas web, para definir acciones convenientes en nuestro proyecto; a esto se le llama Benchmarking.

El benchmarking consiste en comparar productos, servicios o procesos de trabajo y resaltar aquellos que tengan las mejores prácticas sobre el área de interés, con el propósito de transferir el conocimiento y su aplicación, para tener mejoras continuas en beneficio de los clientes. Cada experto en arquitectura de información cuenta con su propia metodología, sin embargo dentro de los primeros pasos para comenzar a realizar benchmarking es empaparse de conocimiento sobre el giro de la empresa o servicio, a la cual se estará ayudando, analizar la competencia directa o indirecta y conocer todo lo que se hable del tema. De esta forma obtendrémos benchmarks, es decir resultados de analisis comparativos en los cuales destacamos ventajas y desventajas  de los sitios, según contenido y diseño.

Los benchmarks nos ayudan a interpretar los resultados, y obtener de estos las buenas prácticas que nos guiarán en el desarrollo y diseño del sitio. Es importante priorizar los resultados con base en objetivos definidos por el proyecto, es importante involucrar a nuestro cliente en este proceso, ya que su experiencia y conocimiento, complementa nuestra investigación. Cuándo ya contamos con la presencia del cliente podemos apoyarnos con ejemplos de proyectos similares, con el fin de rescatar funcionalidades, estrategias y debilidades y de esta forma aplicarlo a nuestro caso particular. Los Criterios a analizar dependen del objetivo al que queramos llegar, si la usabilidad es a lo que estamos enfocados, entonces la investigación estara centrada en la navegación, estructura, layout etc. Si nos enfocarémos en el diseño, tipografías, colores, imágenes y elementos, serán nuestra preocupación.

Cuándo tenemos las fortalezas y debilidades de nuestro analisis, podemos empezar a comparar con nuestro proyecto y comenzar a sacar conclusiones; es importante no repetir las debilidades y buscar erradicarlas, asi como también destacar las fortalezas con las que contaremos. Teniendo las conclusiones finales, procederemos a la recomendación para el cliente, que tendrá la estrategia ideal para la construcción de nuestro proyecto.

La importancia de un buen benchmarking, radica en obtener resultados que hagan entender a nuestro cliente la importancia de la estrategia desarrollada, y que nuestras recomendaciones no queden como un simple análisis de lo que pudo ser un gran proyecto.

A %d blogueros les gusta esto: